Las caras del amor: Eros y Ágape

Actualizado: 1 de sep de 2019



El amor se puede manifestar de dos formas, el impulso de Eros y el de Ágape. Para Ken Wilber, Ágape es el impulso descendente de abrazar sin prejuicios, de integrar. Eros por otra parte es la fuerza de la libertad tiene que ver con la trascendencia, con el ascender. -En el modernismo (Naranja) existió más el impulso de Eros de conquista, de amor condicional, racional, amor de "padre", pulsión masculina. -En el posmodernismo ("Verde") por otro lado el impulso predominante es el de Ágape. Un fuerza de amor incondicional, amor de "madre", pulsión femenina, emocional inclusiva (no el emocional partidista, etnocéntrico de "ámbar").

Sin embargo ambas son verdades parciales que se completan en el siguiente nivel: -El Integral ("Esmeralda") donde se integran actuando según las necesidades un amo u otro, el amor condicional (trascendencia Eros) y el incondicional (Inclusión Ágape) . Porque en realidad en la utilización de ambos está el equilibrio porque Eros sin Ágape hace que se actúe por miedo (Phobos), y Ágape sin Eros lleva a que se fusione en los otros y el individuo desaparezca, "muera" (Thánatos).



11 vistas

© 2016 by Gustavo Calabró

  • Negro del icono de Instagram
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black